lunes, 2 de agosto de 2010

Crueldad

¡Qué horror!
¡Qué pesadilla!
Me angustia y aflige considerar esa acción.
¡No puedo creer que tú me estés exigiendo eso!
Me estremece el pensarlo.
¡Hasta donde llega tu maldad, cuán grande es tu crueldad!
¿Debo de terminar absolutamente todas las fresas con crema?






  





María Fischinger

2 comentarios:

Marga dijo...

Hola María, si visitas mi blog tengo un enlace hacia tu blog, de un premio que me otorgaste ...
hace tiempo ... un abrazo Marga con amor.
www.margaseoane.blogspot.com

Maria Fischinger dijo...

Gracias Marga por la visita. He vistado tu blog en otras ocasiones y volvere nuevamente.